Saltar al contenido

Perdida de firmeza

Todas somos conscientes de que el paso del tiempo no se refleja solamente en la piel de rostro. ¿No es cierto? Déjenme empezar por explicarles brevemente lo que yo he aprendido sobre la piel y cómo el paso del tiempo la afecta como consecuencia de variaciones en algunos procesos internos.

  1. Por empezar, la función metabólica se vuelve más lenta.
  2. Los cambios hormonales bruscos durante la pubertad, los embarazos y la menopausia invariablemente dejan rastros visibles en la
    apariencia de la piel.
  3. Con el tiempo, la renovación celular también comienza a enlentecerse y la piel adquiere un aspecto opaco y deslucido.

Y finalmente, los tejidos comienzan a relajarse. ¿Dónde nos afecta esto principalmente? En la pérdida de firmeza en la piel y en la
aparición de la celulitis, también llamada “piel de naranja”.